Es bastante común confiar en la gente errónea y darle oportunidades a gente que no las merece.